Cómo sentarte bien para estudiar tu oposición

Dolor de espalda

Cómo sentarte bien para estudiar tu oposición

Cuando estamos preparando nuestra oposición pasamos muchas horas sentados, dependiendo de nuestra disponibilidad, esta tarea puede ser comparable con una jornada laboral y muchas veces no prestamos atención a la forma en que estamos sentados. Esta carga estática puede afectar a cualquier segmento del cuerpo, pero especialmente a codo y hombro, mano y muñeca, y a la espalda: zonas cervical, dorsal y lumbar. Desde GoKoan os daremos algunos pequeños consejos acerca de ergonomía para adaptar tanto nuestro cuerpo como nuestro entorno de estudio.

¿Nos sentamos correctamente?

Es importante cuidar nuestra columna vertebral y que no sufra a lo largo de nuestras jornadas de estudio. Nuestra vida como estudiantes requiere estar sentado muchas horas y lo que padece en gran medida es el área cervical así como también las muñecas.

Los médicos recomiendan para prevenir lesiones ponerse de pie varias veces al día, lo que también nos ayudará a descansar la mente y volver con más energía al estudio y, además, mantener una correcta posición en el asiento. Lo ideal sería que, además de levantarse, caminar y estirar los músculos unos 5 minutos por hora, estuviéramos bien sentados los 55 minutos restantes.

Aquí te damos algunas claves para saber si estamos o no sentados correctamente:

  • La espalda puede estar “pegada” al respaldo de la silla, pero una leve separación hará que mantengamos una postura derecha y activa por más tiempo.
  • Es recomendable contar con una plataforma inclinada donde apoyar los pies.
  • Las rodillas deben mantener el mismo nivel o estar por encima de las caderas y los pies siempre en contacto con el suelo.
  • Al menos las ⅔ partes de los muslos han de estar apoyados sobre el asiento.
  • Evitar cruzar las piernas, hacerlo provoca compresión en los vasos sanguíneos así como la alteración de los puntos de presión en un glúteo más que en el otro.
  • Mantener en lo posible los hombros relajados, colocando los antebrazos sobre la mesa o las manos sobre el regazo. Las muñecas y los antebrazos tienen que quedar rectos a los costados del cuerpo.
  • Hacer ejercicios de rotación de cuello u hombros.
  • Tener la cabeza recta. La zona cervical tiene que quedar alineada con el resto de la columna. Si desplazamos la cabeza hacia delante aumenta la exigencia muscular en esta zona.

La silla de estudio.

Hablemos también de nuestra silla. La silla no puede estar muy alta porque nos hace perder la curvatura lumbar natural. Con una posición de este tipo es más fácil que el dolor se vuelva crónico. En una silla sin respaldo los codos tienen que tener una flexión de aproximadamente 90 grados. El asiento tiene que quedar lo más bajo posible para que las rodillas se alineen con el eje horizontal. Además, es imprescindible que esté cerca del escritorio.

La silla ideal es la que podemos ajustar a nuestro cuerpo, es decir, podremos regular la altura del asiento y del respaldo así como su inclinación. Además, es mejor con ruedas que con patas para que podamos desplazarnos con un ligero impulso y el tejido debe ser transpirable, anti-deslizante y blando. Los reposabrazos parecen muy útiles pero en ocasiones son un obstáculo ya que no permiten que la silla se acerque lo suficiente a la mesa.

Consejos para estudiar con nuestro ordenador.

Hoy en día es nuestro mejor aliado para preparar las oposiciones. Veamos dónde y cómo tenemos que situarlo:

  • Es recomendable que la máquina esté situada justo delante. Si no se puede evitar tenerlo en un lateral de la mesa, hay que evitar en lo posible la torsión de la columna.
  • El teclado debe quedar al menos a 20 cm del borde de la mesa, de forma que podamos apoyar los antebrazos.
  • La parte superior de la pantalla ha de quedar a la altura de los ojos, si está más alta o baja se crea tensión en la zona cérvico-dorsal.
  • La pantalla del ordenador ha de situarse a una distancia no inferior a 40 cm del rostro y a la altura de los ojos, o por debajo, nunca por encima.
  • El teclado debe estar lo suficientemente bajo como para evitar que los hombros queden levantados.
  • La iluminación general también es muy importante. La luz externa no puede iluminar directamente la pantalla. Además, la luz que emite la pantalla debe regularse mediante el brillo y el contraste. La luz amarilla no se recomienda para estudiar o para leer porque provoca más cansancio en la vista. Es por eso que suelen recomendarse las luces claras, por parecerse más a la luz natural y cansar menos los ojos. Existen unas lámparas que emiten una luz blanca o azulada que se conocen como luz de día.

Esperamos que te sirvan estos  consejos. Es importante intentar cumplirlos si estamos muchas horas sentados y mirando la pantalla del ordenador para que nuestro organismo no sufra nuestras maratonianas jornadas de estudio.

Gokoan